David Leon Himelfarb

Portada de Taitu

Taitu, la historia etíope de Emebet

En Etiopía los pollos se compran vivos en el mercado para luego sacrificarlos en casa. Siguiendo una costumbre que no cambia con el tiempo, al animal lo sacrifican los hombres para luego dárselo a las mujeres, que son las que cocinan. Emebet, dueña del Taitu, recuerda esta tradición porque en una cultura donde las niñas aprenden a cocinar al tiempo que a escribir fue un doro wat, un pollo picante etíope, el plato con el que ella se estrenó entre los fuegos de su casa cuando tenía menos de diez años.